¿Tiene problemas en la lectura?

La lectura es la principal gimnasia para el cerebro porque moviliza ambos hemisferios cerebrales cuando se realiza en forma inteligente. La capacidad lectora se incrementa perfeccionando la mecánica de la lectura y  aumentando la  comprensión.

El mito de que si leo rápido no comprendo es una falacia. Las investigaciones y mediciones señalan las ventajas del método de lectura veloz en cuanto a velocidad, comprensión, concentración y retención.

Un tema distinto es el goce. Sería un mal lector de poesía el que la lee rápidamente porque se supone que disfruta durante la lectura. El método de lectura veloz no obliga a leer a una determinada velocidad sino que se lo permite cuando las circunstancias lo aconsejan. Es el caso de la lectura informativa o para estudio.

 

Los problemas más comunes  que afectan al lector son:   
1) Problemas visuales. Es conveniente controlar la vista periódicamente.

2) No respetar el biorritmo personal. Leer en horarios inadecuados, o cuando se está cansado o nervioso.

3) No usar bien la iluminación. El rayo de luz debe ser potente, provenir desde la izquierda y estar orientado  hacia el texto.

4) Leer acostado. Es una práctica inadecuada. Conviene leer sentado con un buen respaldo y con las piernas apoyadas en el piso.

5) Posar el  libro sobre el escritorio. Conviene elevar el texto a una posición de 45º, para evitar  posturas traumáticas para la columna vertebral.

6) Acercar demasiado los ojos al texto o alejarlos demasiado. La distancia debe calcularse con exactitud. Desde lejos aumenta el campo visual pero disminuye la nitidez, desde cerca mejora la nitidez pero disminuye el campo visual.

7) Mover la cabeza mientras se lee.  La cabeza debe estar quieta, los que deben moverse son los ojos.

Leer a saltos pequeños.  Saltar es el proceso que realiza el ojo para acercar dos puntos de lectura  sucesivos. Un caminante puede dar pasos cortos o largos, lentos o rápidos. Llegará más rápido el que combine pasos largos y ligeros y que se detenga el menor tiempo posible para descansar.

El lector lento realiza demasiados saltos porque une sílabas, por lo tanto su salto es corto y aunque sea veloz, el resultado será pobre.

Un salto de ojo efectivo debe reunir estos requisitos: Detenerse brevemente para evitar la repetición, ser veloz para pasar de un punto al otro, ampliar al  máximo el campo visual para leer las frases por grupos de palabras con sentido propio, denominadas técnicamente unidades de pensamiento. Lo ideal es hacer un máximo de uno dos saltos por renglón durante la lectura.

9) La barrera del sonido. Para superarla hay que eliminar la repetición labial y mental de las palabras. La repetición reduce la velocidad de lectura a la velocidad del habla y exige al cerebro tareas de coordinación. Los ejercicios de visualización acelerada de palabras y frases, mediante prácticas asistidas por computadora,  evitan la repetición, ya sea presentando textos a una velocidad que la voz no puede pronunciar o  vocalizando algo diferente a lo que se lee.

10) No disponer de métodos complementarios. La lectura debe complementarse con técnicas de estudio, concentración, expresión e inteligencia.

Los dos hemisferios cerebrales deben complementarse. Mientras el izquierdo comprende el contenido textual el derecho imagina y visualiza la secuencia. Este procesamiento textual con películas mentales produce un efecto similar al que se logra al ver una película, la que se recuerda sin realizar esfuerzo alguno.

Para perfeccionar la mecánica de la lectura es conveniente realizar gimnasia mental todos los días. Existen tests para medir el rendimiento en la lectura. Saber cómo uno lee, a qué velocidad y con qué comprensión, es fundamental para poder cambiar.

El método de lectura veloz ha demostrado científicamente su eficacia. El lector lento es invadido por ideas parásitas porque hay zonas del cerebro que permanecen inactivas y provocan distracciones. El lector veloz no deja espacio a esa contingencia porque su velocidad de lectura requiere la colaboración activa de toda la capacidad cerebral.

 

LA TÉCNICA DE LA LECTURA VELOZ 
A continuación describiremos el proceso de lectura de un lector tradicional:

LECTURA LENTA 
VISUALIZACIÓN. Recepción visual de la información a través de sílabas o palabras sueltas.
FONACIÓN. La información pasa de la vista al habla (articulación oral consciente o inconsciente). Implica tiempo desperdiciado por los habituales vicios de vocalización y subvocalización.
AUDICIÓN. La siguiente etapa que recorre la información: del habla al oído (sonorización introauditiva, generalmente inconsciente). Es otro paso innecesario que frena la velocidad de la lectura.
CEREBRACIÓN. Oído-cerebro: integración de los elementos que van llegando separados. Tardía culminación del proceso comprensivo en el modo de lectura común lenta.

LECTURA VELOZ
CAPTACIÓN DINÁMICA Y LECTURA MENTAL DIRECTA.

Visualización global –varias palabras o frases enteras- y su integración cerebral totalizadora –sin solución de continuidad- que permiten una mayor concentración y una vía de lectura más rápida y comprensiva.

El ser humano es el único que a lo largo de la historia pudo tallar el alfabeto en su cerebro, lo que lo dotó de una capacidad de comunicación que ninguna otra especie posee. Pero la vida moderna lo está convirtiendo en un analfabeto funcional, porque sabiendo leer no lee por falta de tiempo.

A través de ejercicios visuales y mentales con la adecuada  supervisión puede modificar y eliminar los pasos retardatorios de las etapas – A B C D- , y  lograr el acceso  al modelo directo A que permite leer y comprender en un proceso único.

La intermediación parasitaria de las funciones vocales y auditivas demanda una excesiva coordinación al cerebro, incrementando las distracciones y creando la barrera del sonido ya que no se puede hablar o escuchar a más de 100 palabras por minuto.

Mantener el bajo rendimiento en la lectura no es compatible con esta época signada  por el crecimiento exponencial de la información y la consecuente escasez de tiempo.

Al aprender y dominar el estilo de lectura mental directa (vista-cerebro) mejora notablemente la velocidad  y la comprensión de textos.

Aprender con el cuerpo mediante la experiencia de primera mano puede ser muy duro y muy lento. El método de lectura veloz  mejora la calidad de vida porque actúa como el gran propulsor del aprendizaje de segunda mano, concordante  con el consejo implícito en la frase de Newton: “No soy un genio, estoy parado sobre la espalda de gigantes”.

*CEO de Ilvem, Contador Público y Licenciado en Administración de empresas (UBA). Contacto horaciokrell@ilvem.com

* Horacio Krell. Director de Ilvem. Secretario de rel. internacionales de UAF  Unión Argentina de Franquicias y Propulsor de UP  Unión de Permutas. Consultas a   horaciokrell@ilvem.com.

 

Ilvem es una entidad educativa cuya misión es el desarrollo de la mente humana en el marco de la teoría de las inteligencias múltiples (espiritual, emocional, intelectual, creativa, artística, estratégica, corporal, social, comercial, comunicacional y digital).

 

Informes en www.ilvem.com o al teléfono 48215411.

BUSCAR

COMPARTIR

NEWSLETTER