LAS CAUSAS DE NUESTRA DECADENCIA

Las causas de nuestra decadencia - Notas del director - Ilvem

LAS CAUSAS DE NUESTRA DECADENCIA

Por Horacio Krell *

Sarmiento se espantaría si resucitara y viera que la UBA invitó a disertar a un condenado por corrupción. A él lo desvelaba la educación para todos, una idea revolucionaria para su época. En sus viajes por Europa advirtió que solamente se instruía a las clases acomodadas. Cuando llegó a EEUU observó que se impartía la instrucción para todos los niveles. Ni lerdo ni perezoso importó maestras norteamericanas, para abrir en nuestro país colegios y escuelas agrícolas y técnicas. En una época en la que no existían los antibióticos esas maestras fueron corajudas para venir a nuestro país a pesar de la letal fiebre amarilla. Amaban su tarea.
¿Qué dirían las que dejaron la comodidad de un país en crecimiento para venir a uno atrasado, si hubieran visto cómo se privó a los niños de un ciclo lectivo completo con la excusa de la pandemia?
En la navegación a vela, lo importante no es para dónde sopla el viento, sino a dónde queremos llegar. Esa es la inteligencia que le faltó a un gobierno que se autodefinió como un gobierno de científicos.

La Quinta Agronómica de Mendoza

Fue impulsada por Sarmiento para incentivar la educación agraria, transformar la industria del vino y atraer novedades a la producción vitivinícola. Hasta ese momento se producía el vino sobre la base del conocimiento heredado y de los prejuicios ancestrales. Con la intervención de Sarmiento se tomaron decisiones de cambio, se sostuvieron luego hasta en la adversidad y esta industria aguantó todas las crisis. Y lo hizo  apelando a lo mejor: a trabajar juntos, buscar la calidad y generar productos de los que se sintieron orgullosos. Sarmiento vio en el mundo algo que podía trasladarse al país y transformó su visión en acto. El mundo era un desafío y al mismo tiempo una oportunidad.

Entonces apostó por transformar la economía, las instituciones y la sociedad mediante la educación. Fue una decisión sostenida con coraje en el tiempo con trabajo e institucionalidad. Fue una hermosa historia de nuestro despertar como nación y debe ser el sendero a seguir hoy para lograr la recuperación.

Argentina potencia

En 1945 el premio Nobel de economía Paul Samuelson visitó nuestro país  y predijo que Argentina sería la próxima potencia mundial. No sabía que se estaba gestando un gobierno populista. Hoy el país está en el puesto 58 entre 65 países en los exámenes internacionales a estudiantes.
Ese índice sugiere un futuro desfavorable. La solución sería que la educación se convierta en política de estado, estrategia que siguieron países como Finlandia. Allí las estrellas de la sociedad son los maestros y no los ricos y famosos y es administrado por señores honestos que nadie conoce y que no hacen fortunas de la noche a la mañana. Como dijo Vargas Llosa: “Un pueblo educado no puede ser engañado”.
En los regímenes populistas cada actor sabe de memoria el papel que debe desempeñar, aprendió que el líder conduce con mano dura, no tolera el disenso y crea grietas entre la gente. También sabe que recibirá premios sólo si lo apoya, no de acuerdo con su capacidad y que si critica lo persiguen. El líder democrático cambia el relato. Busca que improvisen, que actúen sin restricciones, pero le cuesta logar la coordinación colectiva. Galimatías es algo incomprensible. Vargas Llosa dijo: “Argentina es un galimatías indescifrable, país democrático cuando Europa no lo era, próspero cuando otros atrasaban, primero en acabar con el analfabetismo con un sistema educativo ejemplar. Ese país es hoy pobre y caótico ¿Tuvo una guerra terrible? No, no la tuvieron. Eligieron lo peor y lo siguen haciendo. Un país de gente culta, con grandes recursos naturales que prefiere ser pobre. Un país en el cual una minoría errada, pero organizada para obtener el poder, venció siempre a una mayoría desorganizada, silenciosa e indiferente.

Inteligencia país

Hay un corto publicitario donde jugadores de fútbol y básquet enfrentan a ciegos y paralíticos con vendas en los ojos y en sillas de ruedas y son derrotados. El mensaje es: “la discapacidad depende de las reglas del juego”. Si la “cancha” nacional está embarrada la inteligencia se cae. Tener recursos naturales es una ventaja, pero se debilita ante factores adversos como créditos caros, inseguridad jurídica, etc. Argentina puede producir alimentos para todo el mundo, por eso un chico con hambre es el fracaso del país. Como el 30% de la gente es pobre, eso es tener un impuesto al cerebro. Un ser preocupado por comer no educa su mente. Otro impuesto regresivo es el de la vejez. Jubilados pobres no pueden seguir activos mentalmente ni hacer lo que las neurociencias sugieren: trabajar hasta el final en lo que los apasiona.

Roban pero hacen

Durante mucho tiempo se concentró el poder, se ocultó la información, se desactivaron los controles, se colonizaron los medios de comunicación y a las entidades defensoras de los derechos humanos, se acorraló a opositores y periodistas y se organizó la corrupción. Una parte de la sociedad lo aceptó a cambio de beneficios: “roban pero hacen” y toleraron porque en apariencia les convenía.
Hoy los votantes no eligen gobiernos con ética, eficacia contra la pobreza y una justicia insobornable. Una sociedad acostumbrada a liderazgos fuertes, necesita un relato coherente, que le devuelva la brújula.

De ninguna manera

Así responden hoy los sindicatos ante los cambios necesarios en las leyes laborales. La historia de los inventos refleja el abaratamiento de costos, la muerte de oficios y el nacimiento de otros. Son procesos conflictivos. “La destrucción creativa” es útil para la sociedad pero no para el que es destruido.
Por eso la historia no debe tomarnos mal parados. Las cosas suceden y si aprendimos del pasado, hay que entusiasmarse o resignarse y no llorar sobre la leche derramada. El atraso, con sindicalistas y políticos ricos puede observarse en cualquier actividad regulada. Las reglas son el producto de una comunidad. Pero hay un sistema que sobrevuela los límites. Las superestructuras desbordan a las entidades e ignoran sus reglas. Es una anarquía que incluso pretende quedar bien, bajo el slogan de la economía colaborativa.

Vivir actualizado

Es necesario poner al día nuestro saber a lo largo de toda la vida. El desafío es desaprender. Todo conocimiento nuevo debe integrarse a los saberes previos. Algunas novedades encajan porque refuerzan nuestras creencias, pero otras chocan con prejuicios. Las ventajas de la innovación implican renunciar a la comodidad que ofrece el terreno conocido. La “resistencia al cambio” y la “preferencia por el statu quo” se arraigan en la mente y cuesta revisarlas. Así se usan pretextos para negar la realidad. Hay que luchar contra la naturaleza de la mente y replantear esas creencias. El premio será la oportunidad de ser protagonistas y no espectadores, de seguir creciendo y ampliando nuestros horizontes.

Inteligencia país en Japón

Un ejemplo de inteligencia país es Japón. Con un territorio pequeño que no sirve para la agricultura ni la ganadería, es una fábrica flotante que importa materia prima del mundo, la convierte, la exporta y genera riqueza. Japón recibió bombas atómicas, terremotos, maremotos, escasez. Gasta poco en armas y mucho en educación. Después de la derrota en la 2da guerra mundial, importó los productos “made in USA”, los mejoró, redujo su tamaño, abarató sus costos y se los exporta a EEUU.

Desinteligencia país en Argentina

La burocracia hace que formar una empresa tarde meses, los controles fallan, no hay funcionarios bien remunerados y comprometidos con el interés nacional porque se eligen por amiguismo o clientelismo. Un equipo profesional no minimiza la política, le otorga capacidad de gestión para alcanzar sus metas. Se necesita un plantel permanente, independiente y bien pago.

La economía de la inteligencia

Lo que más vale en un país es la inteligencia de la gente. Desarrollo no es lo que se tiene sino lo que se hace con lo que se tiene. Una nación innovadora centra su estrategia en su gente, para que se sientan parte de la empresa país y que están formando parte del cambio. La educación es la industria pesada de cualquier nación, porque es la que fabrica los ciudadanos del futuro.

El país más pobre

Hay países pobres y ricos. La diferencia no está en su antigüedad. Egipto, que tiene 1000 años es pobre. Singapur hace 40 años era desconocido y hoy es rico. No son sus recursos naturales, Japón  no los tiene y es una potencia. Es  una fábrica flotante que recibe materia prima y la exporta transformada, logrando su riqueza. Suiza; sin océanos, tiene la mayor flota náutica; sin cacao, produce el mejor chocolate. Sin productos naturales exporta servicios de calidad  con una imagen de seguridad que la convirtió en la caja fuerte del mundo. Tampoco la inteligencia individual es la diferencia, un estudiante de un país pobre que emigra a uno rico logra excelentes notas ¿Qué hace la diferencia? Es la educación.

La innovación predice el futuro económico

En esta economía basada en el conocimiento, los inventos producen más riqueza que el trabajo manual o las materias primas. Corea del Sur ocupa el 1er lugar, seguida de Singapur, Suiza, Alemania, Suecia, Dinamarca e Israel. EEUU pierde terreno por las políticas antiinmigración. El presidente Biden promete invertir $300.000 millones de dólares en “Innovar en EEUU”. Argentina está en el puesto 51, seis puestos abajo que el año pasado, porque no invierte en investigación y desarrollo. Corea del Sur era más pobre que latino américa hace 50 años, y se desarrolló porque invirtió en innovación, ciencia y educación. Los líderes de américa latina están consternados por ver todo automatizado y creen que podrían crear  más trabajo haciendo caminos. Esa una receta para el fracaso, porque los hace menos competitivos. Los países y personas que no innoven se quedarán atrás.

El secreto de Singapur

Sus alumnos triunfan en las pruebas internacionales. Mientras los billetes muestran imágenes de próceres, el billete de Singapur muestra alumnos escuchando al profesor y se lee: “Educación”. Hace 4 décadas Gran Bretaña la desechó como colonia y nadie quiso hacerse cargo. Hoy, por su educación, Singapur es el noveno entre los países más ricos. Hace cuatro décadas su población era analfabeta.
Hoy es líder en capacidad de lectura. Singapur no tiene recursos naturales. ¿Cómo lo hizo?  Convirtió su sistema educativo en una meritocracia que produce trabajadores calificados y exporta productos de alta tecnología. Según el resultado de un examen nacional, los estudiantes son derivados a secundarias vocacionales que canalizan sus capacidades y los encauzan. Al finalizar una etapa, rinden examen y  según el resultado se los orienta y se brindan carreras para todos. Todos los países tienen universidad pero no escuelas vocacionales. La clave de Singapur es su sistema educativo basado en el conocimiento.

Picardía criolla

El vivo busca soluciones mágicas, zafa de las consecuencias sin arreglar el problema. Es una forma de seguir en la pobreza. Pensar que lo importante es darse los gustos ahora y dejar para más adelante cómo se pagan. Decir: en este país es imposible que te vaya bien, la inflación se come los ahorros, no tiene sentido invertir y lo único que se puede es gastar ya. Hay que abandonar creencias y comodidades y el rol de víctima. El ser inteligente trabaja por sus sueños, porque si no trabaja para el sueño de otros.

Existen argentinos inteligentes

Maradona o Messi en el deporte, Borges en literatura, Sarmiento en educación, René Favaloro en medicina, el Papa Francisco en religión, Mercedes Sosa como cantante, Daniel Barenboim como director de orquesta, Astor Piazzolla como músico, Adolfo Pérez Esquivel como activista por la paz, la reina Máxima de Holanda por su inteligencia social, César Milstein como biólogo, Quino el creador de Mafalda, José de San Martín como militar, etc.

René Favaloro - Las causas de nuestra decadencia - Notas del director - Ilvem
René Favaloro – Las causas de nuestra decadencia – Notas del director – Ilvem

Pero es tan importante es que los argentinos se destaquen individualmente como que su unión haga la fuerza creadora de un país inteligente.
En nuestro país prevalece el individualismo pero la inteligencia siempre está ligada al trabajo en equipo, pero aquí predomina el amiguismo sobre el mérito. El equipo país es como las piezas del ajedrez, están en interacción con otras piezas del tablero social y con las reglas del juego. Un peón puede ganar una partida y una neurona vale más si está conectada con otras. El principio de la inteligencia social es que solo no se puede. Un equipo de alta competición tiene creativos que generen las ideas, analíticos que elijan las mejores, ejecutivos que realicen lo que el grupo decida y socializadores que venden lo que se produce.
Dijo John Donn cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la tierra. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad, por consiguiente: Nunca preguntes por quién doblan las campanas, las campanas doblan por ti.

Yo tengo un sueño

La tendencia a ver y juzgar desde una perspectiva egocéntrica, a separar lo que se dice de lo que se hace, promueve acciones contradictorias. Como formamos parte de grupos cuyo éxito será el nuestro, aprendamos a generar guías del aprendizaje social y creadores de equipos con inteligencia social.
El test de la excelencia es que los grupos en los que intervenimos logren resultados también en familia, amistades, trabajos y relaciones. Así podremos evaluar el capital social que creamos en el país. El argentino más inteligente sabe que hay que vivir y dejar vivir. No hay un solo tipo de inteligencia, cada ser posee una distinta. Binet en el siglo XX creo un test para medir la edad mental y afirmó que la inteligencia es lo que mide mi test. Stern dividió la edad mental por la cronológica y obtuvo el cociente intelectual.

Cociente intelectual - Las causas de nuestra decadencia - Notas del director - Ilvem
Cociente intelectual – Las causas de nuestra decadencia – Notas del director – Ilvem

Terman lo llamó IQ (cociente intelectual), que entre 90 y 109 representa la inteligencia media. En su teoría de las inteligencias múltiples Gardner, dijo que nadie es inteligente en todo. Se puede ser inteligente en un campo y tener pocas luces en otro. Las creencias falsas sustentaron la discriminación racial. El asesinado premio Nobel de la paz Martin Luther King lo expresó así:
Yo tengo un sueño, que un día se aceptará que todos los hombres son iguales. Que los hijos de esclavos y los hijos de propietarios de esclavos se reunirán en la mesa de la hermandad. Que Mississippi, un Estado sofocado por la injusticia y la opresión, será un oasis de libertad y justicia.Yo tengo un sueño, que mis 4 hijos vivirán en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por lo que realmente son.

Fábrica de pobres

Entre los que ofrecen bienes y los pobres, impotentes para demandarlos, se fermenta el odio. Para los villeros afuera están los malos y para los de afuera los villeros son monstruos. Los villeros no son amigos: hay conflictos entre ellos, rejas, miedo. Viven ahí porque no tiene otra opción. La pobreza no se supera  con populismo, es al revés.  Es un modelo de exclusión social que promueve más populismo, que habla contra los ricos y ellos usurpan tierras bajo el guiño cómplice del oficialismo. Un empresario amigo  se quedó con Edenor con el seguro de que el Estado les pagará por los villeros colgados de la luz: golosinas que los millonarios extraen de la pobreza. El populismo necesita masas cautivas y sus estructuras móviles. Les niegan educación, no generan condiciones para que trabajen y se llenan la boca con la palabra Estado.
El populismo no supera la miseria, le conviene esta fábrica de pobres porque son los que los votan.

Cambio cultural

Quién está convencido, sin prueba alguna, de corrupción macrista vota al mismo gobierno que tiene más casos de corrupción que los que uno puede contar. El kirchnerismo es la antítesis del dato mata relato. El problema de la economía es que no demandan soluciones (ciencia), demandan molinos de viento (relato). Y los molinos de viento se eligen y se defienden ciegamente. Ante la falta de instituciones las reformas de fondo deben venir de la política misma (la oferta) o del electorado (la demanda). He aquí el origen cultural de los problemas económicos. Hace falta la cultura de decencia, de no hacer uso político de vacunas y de ver al inversor como un creador de riqueza en lugar de un explotador. Abrir los ojos y ver que los gigantes son molinos de viento requiere un fuerte cambio cultural y una profunda reforma institucional.

Un desierto de ideas

Hay países desarrollados y Argentina, que es el único que fue desarrollado en 1920 y que se subdesarrolló. El Poder Ejecutivo considera al Estado parte del partido, es ineficiente, hay jueces apretados y legisladores que no legislan. Tuvimos gobernantes con una educación sobresaliente, una enorme preparación y visión a futuro. Hoy cada tres meses cambian la economía y la política, pero cada diez años el subdesarrollo sigue intacto y los problemas se repiten como en la película  “El día de la marmota” donde el personaje es condenado a vivir el mismo día una y otra vez.
Cuando Paul Samuelson predijo que seríamos la próxima potencia, se basó en la riqueza de nuestro suelo, la actividad de sus habitantes y el desarrollo de la industria y el comercio. No sabía que se estaba creando una clase política devastadora para el país. El resultado fue una nación con muchos más fracasos que éxitos y donde la pelea no se da en el terreno de las ideas ni en el de las estrategias que podrían sacarnos del pozo donde caímos. Y si seguimos cavando agrandamos el pozo y nunca podremos salir.

Dr. Horacio Krell. CEO de Ilvem, mail: horaciokrell@ilvem.com , por whatsapp +5491154224742.

Nota asociadas:

Cómo recuperar la creatividad perdida.

Los componentes de la autoestima.

Cursos relacionados a la nota:

– Curso de Lectura Veloz

– Curso de Memoria

– Curso de Método de estudio, concentración y audiencia

– Curso de Inteligencia aplicada

BUSCAR

COMPARTIR

NEWSLETTER