Curso de Inteligencia Aplicada

Unidad 12 – Ideas digitales

I. Leyes digitales: Cómo es el éxito en Internet

Si dos no quieren uno no puede. Es buena política transformar el inconsciente colectivo -el voto de la gente- en objetivos plausibles.

Administrar es ejecutar la estrategia para alcanzarlos. Si no se juntan el resultado es el fracaso. En Marketing ese voto es el deseo del consumidor.

Internet lo revolucionó combinando compras físicas con compras virtuales; aunque todavía funciona más como vidriera que como mostrador.

El 65% visita sitios, pero sólo el 15% compra online, por temor al fraude y por defectos de las páginas web. Quien posee locales, usa la web para promocionar productos y atraer clientes a sus canales offline.

Los sitios de comercio electrónico intentan disminuir los riesgos con el certificado digital. Al entrar a un sitio seguro, aparece un candado: es un activador de seguridad. Al cliquear se verifica su autenticidad. La información viaja encriptada, y si es crackeada, es legible solamente para su legítimo receptor.

El diseño de algunos sitios desalienta compradores. Son lentos, poco atractivos, sin información o datos sobre forma y plazo de entrega. Viola la ley de la percepción (no importa lo real sino como se lo percibe). El marketing no es una batalla de productores, sino de percepciones. Hay páginas hechas para satisfacer al que las realizó (al estratega) o al que las encargó (al político) sin tener en cuenta al consumidor.

Para mejorar no viole la ley de posicionamiento; que su estrategia dependa del escalón que ocupa en el mercado. Es un test necesario: si no puede ser el primero, intente crear un lugar en el que pueda serlo.

Los efectos del marketing son a largo plazo, pero Internet cambia el concepto de largo plazo. Un año allí es como un “era geológica”, sus efectos llegan en lapsos más breves que en el mundo convencional.

Cuídese de sus planes: salvo que adivine los de su competencia, no podrá predecir el futuro. Ante la gran velocidad de cambio, los estudios, las previsiones, a veces carecen de valor. Son los hechos los que importan.

Aprenda a analizar y a gobernar con la fuerza de los datos con más el poder del conocimiento.

No viole la ley de Einstein: “es una locura pensar que haciendo lo mismo se provocarán los cambios”.

En cada situación concreta hay una causa que produce los resultados sustanciales. Lo más cómodo es hacer lo mismo que los demás. Pero si Marketing es innovación, Internet también.

Nada fracasa tanto como el éxito porque atrae la arrogancia y ésta, al fracaso. El fracaso es un estímulo. Edison agradeció a los 999 errores que le facilitaron inventar la lámpara eléctrica en el intento número 1000. Internet es un medio nuevo y desconocido donde es lógico fallar. Pero el fracaso es la antesala del éxito.

 

El que no hace no se equivoca pero tampoco aprende

Sin embargo no se equivoque demasiado: La ley de la aceleración acentúa por igual los círculos como los virtuosos. Las tendencias son más poderosas que la moda. Cada día nacen tecnologías, que mueren al poco tiempo. Sin embargo persisten las construidas sobre tendencias sin espejitos de colores.

Desconfíe de la Ley del bombo. A menudo, la situación difiere de las noticias que presentan Internet como un fin en sí mismo, y no como lo que es: simplemente, otro medio.

A la larga, el mercado es una carrera y hay presiones para extender el valor de la marca. Es mejor estar primero en la mente de la gente que en el punto de venta. Todos quieren ser la página de ingresa a Internet.

Se tiene que poder renunciar a algo para conseguir el todo. Sin los recursos, ninguna idea despega. Por eso es necesario relacionar inversores con proyectos. Hay que provocar al azar para que se produzca la buena suerte.

Para Pasteur el azar sólo favorece al que se prepara para aprovecharlo.

La fábrica de ideas digitales de Ilvem correlaciona y armoniza las inteligencias múltiples para aumentar el empowerment (el poder interior). Hay una doble vía para desarrollarlo: la información y el conocimiento.

Para que capital intelectual sea un activo hay que generar energía espiritual y emocional que nacen al saber lo que se quiere. Esa fuerza circula por el hemisferio creativo del cerebro para que surjan las buenas ideas. Entonces pasa al hemisferio izquierdo donde se arma el proyecto. La computadora es el acelerador y el motor es la mente creativa. Finalmente se agregarán los socios estratégicos para formar “el dream team”. la ley digital de la creatividad es el proceso mágico de transformar en materia espíritu, ideas y bytes.

Esto es posible con un método y porque el creador es el mejor imitador que tiene Dios en la tierra.

 

II. Cómo se gana dinero en Internet

Hay un banco que regala 86400 por días

Aunque usted no tenga un buen producto puede hacer $ en Internet. ¿Es un acertijo? No, sólo necesita un sitio web, pero no le bastará con diseñarlo, solicitar el dominio y sentarse a esperar que los clientes aterricen por “arte de magia”. Tampoco deberá enviar basura electrónica (spam) ni inundar con avisos. Aunque por lógica no se vende sin aumentar el tránsito, es una utopía intentarlo sin tener clara la oferta o vendiendo banners. Quien busca sólo tráfico no incorpora herramientas idóneas, aloja su sitio en proveedores improvisados, que no dan soporte técnico, ni comercio electrónico. Cuando el comerciante digital no prepara su efectividad (para conseguir resultados) y se limita a la eficiencia (hacer las cosas bien); tranquiliza su conciencia pero no vende. Su sitio es bonito, bien diseñado, contiene información, pero sus ventas suman cero. La mayoría de los que emprenden negocios en Internet no saben cómo hacerlo.

Si usted no cuenta con un producto propio, puede revender o mejorar otro terceros. Con la innovación los japoneses vencieron con menor costo y mayor calidad a la creatividad de EEUU luego de la 2da guerra mundial. Ante el cambio acelerado no es difícil que el alumno supere al maestro, a veces no hay que inventar la rueda sino mejorarla. Donde encuentre una estrategia efectiva, invierta su tiempo en aplicarla. Aprender de la experiencia ajena es la clave: “No soy un genio, estoy parado sobre las espaldas de gigantes”, explicó Newton.

Bencha marking es la técnica para compararse con el mejor, y adaptar su método a su contexto. No es copia textual sino artística (a la japonesa), como un imitador que perfecciona. “El arte llega a la verdad profunda de la manera más sencilla”, dijo Einstein. pero sin arte se puede ser parte. Con la franquicia se aprende de los que envasaron su éxito y lo transfieren multiplicando sus ganancias. Para usted Franquicia+coaching es asegurar el proceso de su progreso monitoreado por expertos.

 

La primera clave del aprendizaje digital comienza con la premisa socrática: “Conócete a ti mismo”.

La inteligencia emocional emerge de la pasión bien dirigida nacida en el autoconocimiento. La inteligencia digital es más técnica: ¿Cuáles son los productos más fáciles de vender en Internet? ¿Qué se está vendiendo y qué motiva al comprador? ¿Cuál medio de pago refiere? ¿Qué compra y cuál es la frecuencia?¿Cuál es el aspecto más importante del marketing? ¿Cómo analizar la competencia? ¿Cómo explotar el poder mágico de velocidad, confiabilidad, economía y automatización del correo electrónico? ¿Cómo etiquetar (netiquette) donde no hay gestos, ni expresiones anexos al mensaje? La falta de ayuda audiovisuales dificulta la transmisión. Entonces, ¿cómo generar confianza en clientes potenciales que son desconfiados por naturaleza?

Un sitio debe “dar gratis antes de recibir algo”. Para eso debemos preguntarnos: ¿Qué tipo de información incluir? ¿Cómo diseñar un sitio navegable? ¿Cómo rastrear los pasos del visitante y saber cuál fue su sección favorita? ¿Cuántas páginas ve en promedio un visitante? ¿De qué navegador y país vienen? ¿Cómo generar tráfico calificado? ¿Cuál es el poder del newsletter de correo electrónico por suscripción voluntaria? ¿Por qué si se lo enriquece y combina con una base de datos se crea una mina de oro en el cronograma de actividades de un plan de marketing?

Si no hace $ en Internet debería detectar lo importante que no está haciendo por atender alguna urgencia. Usted puede: elegir cambiar, imaginar el cómo y luego realizarlo, siempre y cuando administre el cambio conociendo sus prioridades. El tiempo es externo, no se controla, lo que usted puede hacer es autoadministrarse. La actividad es la unión de lo urgente y lo importante: el teléfono es urgente y nos hace reaccionar, lo importante son los resultados.

Cuando lo urgente domina no podemos crear, el problema no deja ver la oportunidad. A la persona efectiva no  la atrapa el problema, busca la oportunidad. Al pensar adelantándose al tiempo las crisis disminuyen.

No pierda el regalo que le hace el Banco del Tiempo, son 86400 (las 24 horas expresadas en segundos). La mayor manera de administrar su vida es aprender a delegar y a ser delegado.

Si delegamos en el tiempo seremos sólo eficientes pero si delegamos en personas sumaremos la efectividad. La alianza estratégica es la palanca de la interdependencia creativa que dirige la energía individual hacia lo que cada uno considera importante. De esta manera crece el valor social y las urgencias queda relegadas. Es el momento en que la calidad se impone sobre la fuerza bruta.

 

III. Saber “vender” 

Las cualidades profesionales

Venderse a uno mismo es lo que buscan las empresas a la hora de contratar empleados, que no son empleados, sino proveedores. Este sistema dio la vuelta al mundo y dejo mucha gente sin trabajo.

El marketing personal (la técnica para saber “vender” ante los demás las cualidades profesionales propias) es hoy más necesario que nunca. ¿Por qué? Indudablemente porque se produjo una importante modificación en la relación del hombre con el mundo laboral.

La nueva realidad del mercado, por ejemplo, hizo que las empresas utilizaran la metodología del outsourcing, mediante la cual se especializan en una función y contratan afuera todo lo demás. Es decir, la técnica está basada en sustituir recursos internos por externos para especializarse en una misión y delegar afuera otras tareas, una suerte de tercerización de servicios.

Lo cierto es que las empresas prefieren contratar a las personas ya no como empleados sino como proveedores.

Así se produjo la crisis del empleo, fenómeno que se globalizó de tal manera que hasta llegó a Japón, donde antes existía el paradigma del empleo de por vida. Sin embargo, ante esta problemática, muchos trabajadores desarrollaron como respuesta el denominado “empowermente”, el desarrollo del poder interior.

Desde esta perspectiva se necesita del marketing personal para que las empresas se interesen por los servicios de una persona. El marketing personal es un recurso para pensarse a sí mismo como un “YO S.A.” que debe autogestiornarse, saber venderse.

Esto se relaciona con las 4 A de la educación (el Aprender a ser, Aprender a aprender, Aprender a hacer y Aprender a convivir). También está emparentado con las 4 E del emprendedor (Excelencia, Energía, Esfuerzo y Estimulación).

 

Un gran recurso

Uno de los recursos más usados hoy en día en esta tarea de “vender” el potencial de uno es el marketing personal digital, o sea, una buena página web propia. Así como pescar no es tirar la caña al azar en cualquier parte, propia la probabilidad de éxito sería baja, en los referentes a lo laboral hay que conquistar clientes o empleadores descubriendo sus hábitos y necesidades.

El sitio web propio no debe ser una vidriera sino un mostrador. Debe promover el interés de los visitantes con herramientas que generen conexión. aprendizaje, información y buen humor. Otro punto importante es la construcción de una base de datos de las empresas que pueden necesitar nuestros servicios. Esto junto a la web y al correo electrónico permiten un contacto fluido.

Profesional no es el que tiene un título, sino el que puede concretar su saber en el mundo del trabajo o el de los negocios. Un proyecto exitoso requiere inteligencia. Entonces, en esa búsqueda un buen consejo es ponerse en contacto con algún experto en páginas web y armar una propia para luego difundirla.

 

IV. Aida y las 4 P en el marketing digital

La empresa tradicional debe utilizar tecnología de Internet para crear su sistema nervioso digital. Ante los cambios no conviene estar distraído, hoy lo primero que se mira de una empresa es su sitio web, por eso hay que tenerlo.

Pero no basta, también debe ser atractivo para atrapar al visitante. No dude en invertir en Internet, porque no sabe si la usan; si no lo hacen, pronto lo harán. Para generar su lealtad hay que conocer sus deseos y satisfacerlos con la riqueza de los contenidos.

El marketing preinternet se orientó al consumidor y no a la producción, segmentando el mercado. Para conquistar clientes el planeamiento estratégico mezcla las 4 P: Producto (marca y envase), Plaza (canales, instituciones), Promoción (publicidad, fuerza de venta, relaciones públicas) y Precio. La misión era clara: “el producto correcto, en la Plaza correcta, con la promoción correcta, al precio correcto, para satisfacer al cliente y lograr los objetivos de la empresa”.

Hay que hacer ventas y no productos que quizás se vendan. Internet es un piloto que produce dinero en forma automática. Puede trabajar 24 horas vendiendo sus productos, convirtiendo su web en una tienda electrónica.

AIDA describe el proceso: Atención, Interés, Deseo y Acción.

La atención se captura en los buscadores y con publicidad. El interés se despierta con la exhibición del producto, como haría cualquier vendedor de salón. El deseo de compra lo genera la oferta atractiva. El sitio debe estar preparado para atender consultas y crear base de datos.

El web call center hará sonar la alarma para dialogar con el navegante. Si quiere comprar, el mismo pondrá el producto en el carro de compras y abonará a distancia (el sitio web es ahora cajero). Si el producto es digital (software, ebook, vídeo, audio o foto), le indicará la página donde retirarlo, (el sitio transporta y entrega). Si el producto no es digital elegirá cómo, cuándo y dónde desea recibirlo.

Es emocionante, usted tiene su cerebro digital en Internet, un lugar excelente para experimentar en un mercado que siempre crece. Con este curso, aunque no posea negocio propio, podrá vender productos de terceros, mediante alianzas estratégicas o franquicias web.

La onda es expansiva porque la audiencia es mundial y el sistema puede atender en varios idiomas. Usted puede usar el sistema digital como extensión de su sistema nervioso para fabricar ideas, redes y relaciones productivas. La fuente de la energía es espiritual, el motor es su mente, el combustible son las ideas y el vehículo es el medio digital.

El método Ilvem usa inteligencia digital para potenciar el rendimiento y aumenta la velocidad de circulación del pensamiento. Las ideas viajan más rápido y llegan a más gente construyendo la nueva palanca, con la cual los ciudadanos del mundo global moverán el mundo.

 

V. Página en construcción

Nuestra página web debe ser nuestro aliado estratégico

En los orígenes de Internet era común leer: “página en construcción”, como si se tratara de una casa que se diseña de una vez y para siempre. Pero un sitio web es el reflejo de una identidad y, como ella, se transforma continuamente.

Este espejo digital debe servir para crear el futuro deseado y para adaptarse a los cambios.

Para que el poder del querer sea eficaz, deberá asociar la memoria y el proyecto con el método. La clave de quien dirige una web es interrogarse: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? ¿Quiénes me acompañan? Luego, debe realizar las preguntas estratégicas: ¿Dónde estaba ayer? ¿Dónde estoy hoy? ¿Dónde quiero estar mañana? ¿Cómo haré para conseguirlo?

La Ley de Pareto afirma que el 20% de los recursos generan el 80% de los resultados. Cuando todo es importante, nada lo es. La esencia de una estrategia de negocio es establecer prioridades y asignar inteligentemente los recursos. Afirmar que “es lo mismo un negocio de $1.000 que de $100.000: es filosóficamente correcto pero incorrecto comercialmente.

Hay que diferenciar el marketing de la venta. La venta apunta a las necesidades del vendedor, el marketing a las del cliente. Una gestión de ventas agresiva que aplica la fuerza bruta no sustituye a la calidad de un análisis que determina un horizonte estratégico claro. Son lógicas diferentes, como sostiene Drucker: “fabrique lo que puede vender antes que intentar vender lo que puede fabricar”.

El marketing es el motor que mueve a la empresa porque trae el dinero y hace tomar conciencia a todos los que trabajan en ella que los clientes pagan sus sueldos. Todas las organizaciones necesitan tener al marketing presente y cualquier institución inteligente debe incorporarlo a sus herramientas de gestión.

Una empresa, una ONG, un país o un ciudadano que desee tener su proyecto en Internet; deberán aplicar las NTIC’s (nuevas tecnologías de infocomunicación) con el concepto de management estratégico. Al gobernar digitalmente, se reinventa la conducción a través de las reingeniería tecnológica. De esta manera, se administra concentrándose en la misión y tercerizando las demás tareas. Se puede ser un usuario ejemplar de una tecnología sin tener la necesidad de inventarla.

En la fase inicial de Internet, la experimentación se asemejaba a la “páginamanía” con un voluntarismo ineficiente. La segunda fase unió los proyectos físicos y digitales. Las acciones fueron más racionales incluyendo trabajos específicos sobre bases de datos y procesos. Sin embargo, estuvo definida por la centralización y la lucha por el poder o por quién tenía la razón. Es decir que la superación de esta fase, produjo ganadores y perdedores.

La etapa final fue la reinvención: el final feliz de la promesa digital aplicada al gobierno de la entidad. Transparencia, eficiencia, productividad, participación continua en tiempo real, contar con recursos y equipos aptos; permiten lograr un liderazgo basado en proyectos claros y viables.

Si bien la incorporación de las NTIC’s no es garantía del progreso tampoco es posible el desarrollo de una empresa sin incorporarlas.

El cerebro del niño al nacer es una página en blanco que completará con las experiencias de la vida. La página web es el correlato del mundo atómico en la versión digital. De su ensamble nacerá la palanca de Arquímedes con la que se podrá mover el mundo y gobernar el rumbo de los acontecimientos con la fuerza de la información y del conocimiento.

Para eso habrá que descartar a triunfadores y entretenidos. El mejor gobierno no se nota porque no da la nota y las cosas andan tan bien que se torna natural sentirse dirigido.

En el fondo se trata de sincronizar la inteligencia humana emocional, racional, creativa y estratégica con la inteligencia digital que es pensamiento automatizado incorporado a una página web en construcción permanente.

Porque el futuro, como dijo Ylia Progogine, no está determinado sino que es una construcción en la que todos podemos participar.

El conflicto suele ser lo habitual cuando se encuentran posiciones divergentes en esos casos hay que aprender a armonizar las diferencias, hay que aprender a negociar.