Curso de Redacción

Unidad 2 – El Pre Texto

Ideas, se buscan

Si las ideas no vienen… hay que llamarlas. Un poco de inspiración y bastante transpiración darán como resultado la producción de un texto que hablará por sí mismo.

Pero antes, hay que tomarse el trabajo de jugar con las ideas. Cuando redactamos un texto que tiene finalidad estratégica, el caos del pensamiento puede ser el punto de partida pero no debe verse reflejado en el mensaje. Cuando practicamos gimnasia, necesitamos hacer un precalentamiento para que el cuerpo se prepare ante la exigencia de la actividad física. No podemos empezar a correr sin haber trotado.

Frente a la hoja en blanco, sucede lo mismo: las ideas necesitan expandirse en diferente sentidos, nuestra mente debe acomodarse y apartar todo pensamiento que interfiera con la tarea de redactar el mensaje que se quiere comunicar por escrito.

Por suerte, existen algunos ejercicios para el precalentamiento del redactor. Consisten en consignas que ayudan a generar ideas, hacerlas crecer y organizarlas en el texto. 

Usaremos como ejemplo un tema a desarrollar: cómo escribir un texto eficaz. Analizaremos el tema, lo expandiremos, lo ampliaremos y lo organizaremos antes de escribir sobre él. 

Inhale, exhale, respire hondo y a trabajar.

1. Constelaciones. Consiste en dibujar en un papel las asociaciones mentales de las palabras e ideas que rodean por su cabeza con respecto al tema sobre el cual debe escribir.

– Elija una palabra nuclear o central y escríbala en el medio de la hoja, rodeada por un círculo.
– Apunte las palabras o frases que surjan por asociación con la central y una con flecha las que se relacionan más estrechamente.
– Ya formó las constelación de sus ideas previas. El papel le devuelve la imagen de la red que formó su pensamiento y es un buen material para iniciar la redacción.

2. Brainstorning (tormenta de ideas). La tormenta de ideas puede ser un ejercicio individual o grupal.

– La consigna es escribir todo lo que se cruza por la mente sin censura o racionalización.
– No hay que confundir al pre texto que surge de esta escritura compulsiva con el proceso de redacción.
– Hay que apuntar todo aunque parezca obvio o ridículo. No es el momento de valorar las ideas sino de aportar a la espontaneidad.
– Es necesario anotar TODO sin preocuparse por la caligrafía, la gramática o la presentación.

Se puede jugar con el espacio del papel, graficar las ideas. No hace falta escribir frases completas: es mejor anotar palabras sueltas para atrapar la idea que surgió y dar paso a la siguiente:
Por ejemplo: Tormenta de ideas previa a la redacción del contenido del curso. Si escribo sobre comunicación eficaz… mi texto debe ser más que eficaz. Hay que hablar claro… Puedo ejemplificar lo que está bien y lo que no es conveniente con mi propia escritura. ¿Incluyo reglas gramaticales y ortográficas? Ver luego… Puedo dar ejemplos sobre textos ágiles y textos pesados. Buscar ejemplos en distintos géneros. Empezaré hablando de lo que está bien. No marcaré errores, enseñaré a evitarlos. No tiene que ser un texto largo, ni corto. IMPORTANTE: RECORDAR HACER UNA LISTA.
La responsabilidad que asumo consiste en que los textos de este curso deben tener TODAS las características que pregono.
¿Cuáles serán las expectativas de los alumnos? Debo tenerlas en cuenta y definir cuántos serás los temas. También el orden. Jugar con el orden. Ojo con las extensión. REVISAR!!!

Ejercicios para explorar las ideas
Una vez formulado el tema a desarrollar, hay que empezar a escribir. Luego, se pueden poner en práctica algunas técnicas que sirven para profundizar y ampliar la información. Como pre textos, son ideas para evitar pretextos y vencer el “temor a la hoja en blanco” ya que estos ejercicios servirán para multiplicar y ramificar las ideas antes de escribir la versión definitiva.

a) Palabras claves. Las palabras claves destacadas son CLAVES para ampliar cualquier texto. Son estratégicas para desarrollar el tema ya que contiene las llaves para abrir un escrito que parece cerrado.

Ejemplo: el texto siguiente pertenece al módulo teórico de la clase 1.
“… Pero antes de avanzar, es importante distinguir los distintos usos de la valiosa herramienta de la escritura. Hablaremos de dos totalmente opuestos: la escritura creativa y la que tiene una finalidad estratégica.
La escritura creativa es una expresión artística, literaria; desde una novela hasta un pensamiento escrito en la contratapa de algún cuaderno.
La escritura que llamaremos estratégica tiene un objetivo concreto hacia el cual apunta: vender un proyecto, plantear un problema o proponer una solución, argumentar, elevar una queja, difundir un mensaje, exponer un resultado…”
Este fragmento contiene dos palabras (adjetivos) claves: creativa y estratégica. Parra ampliar este texto, un buen ejercicio es separar estos conceptos y desarrollarlos en una hoja aparte.
Ejemplo:
Escritura creativa: no tiene reglas, es más importante el autor que el lector porque se trata de una necesidad de expresión, es transgresora, refleja al autor. Es como un cuadro: puede ser bello y no necesita ser comprendido. Ejemplo: poemas, cuentos, novelas, guiones, escritura automática, diario intimo, cualquier expresión que sirva para desahogo personal, etc.
Escritura estratégica: tiene como objetivo concreto, necesita comprensión y aceptación del lector, pretende convencer al lector de algo, no puede desperdiciar líneas: todas deben tener información. Su ideal es la síntesis expresiva: la mayor cantidad de datos en la menor cantidad de líneas. Ejemplos: informe laboral, elaboración de un proyecto, discurso político, queja, felicitación, email para hacer llegar una propuesta, carta de lectores, documentos administrativos o legales, etc.

b) El cubo. Este recurso presenta las seis caras posibles de un hecho. Es muy útil para comprobar si todos los aspectos de un determinado tema han sido abordados.

Ejemplo: con el ejemplo anterior, analízalo: ¿Cuántos son los requisitos que debe cumplir una redacción clara y eficaz? ¿Por qué un texto creativo no necesita comunicar en forma clara? ¿Cuáles son los elementos comunes a los dos tipos de escritura? ¿Cuáles son las diferencias?
Aplícalo: ¿Para qué se usan las distintas formas de escritura? ¿Para qué sirve cada una de ellas? ¿Cuáles son los contextos ideales para cada tipo de mensaje?
Arguméntalo: ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los dos tipos de escritura?
Relaciónalo: ¿Qué recursos le aporta la escritura creativa a la estratégica? ¿Y la escritura estratégica a la creativa?
Descríbelo: ¿Cuáles son los procesos de la mente al escribir en forma creativa? ¿Cuáles son para escribir un texto estratégico?
Compáralo: ¿Qué relación existe entre el hablar y el escribir? ¿Un buen redactor es un buen orador? ¿El que sabe hablar, escribe bien? ¿En qué se diferencian y en qué se parecen ambas instancias comunicativas?

c) El fichero. No podrá escribir con claridad si, antes de empezar, no sabe dónde terminar. La propuesta es realizar un fichero con el resumen de la idea antes de meterse en un laberinto de palabras para intentar clarificarla:

– Escriba en fichas todos los conceptos que necesita exponer, un concepto por ficha.
– Divida las fichas en pilas: una pila para cada grupo de conceptos que se relacionan entre sí.
– Acomode sus pilas en una secuencia. Establezca la importancia de cada tema y su ubicación en el texto.
– Haga lo mismo dentro de cada pila: ubique los puntos en un orden lógico y comprensible.
– Ya tiene una síntesis y sólo necesita una introducción y una conclusión.
– Es un método flexible; puede agregar, postergar o cambiar la ubicación de los puntos.

Para cerrar este tema diremos una obviedad: la computadora ha cambiado la práctica de la escritura. Es importante saber aprovechar esta nueva situación que brinda la tecnología. Cualquiera de las técnicas expuestas pueden practicarse en la PC. Por ejemplo, si utilizamos Word para procesar un texto, podemos abrir un documento para practicar la tormenta de ideas y otro para expandir la constelación de palabras relacionadas con esa idea. De esta manera, ampliamos la temática y la redactamos de manera simultanea.
Otra posibilidad es utilizar el programa de Excel para listar las palabras claves y expandirlas, o usar el bloc de notas para desarrollar el fichero. La gran ventaja es que todas las técnicas estarán disponibles en la pantalla, podrá utilizarlas de manera simultanea y se retroalimentarán para enriquecer el texto.

Resumen
– Para “jugar” con las ideas antes de escribirlas se puede utilizar las constelaciones y las tormentas de ideas.
– Para explorar los temas se pueden emplear las siguientes técnicas: marcar palabras claves, el cubo, el fichero.
– La computadora es una herramienta muy útil para ejercitar las técnicas y consultarlas de manera simultanea en el proceso de redacción.