Curso de Método de Estudio

Unidad 4 – Análisis

Análisis de textos

Estudiar pensando, para comprender. Pero… ¿Cuál es el pensamiento que le da soporte a la comprensión? El pensamiento analítico

A partir de este momento, estudiar será sinónimo de analizar, de desarrollar una línea de pensamiento analítico.

Análisis significa descomponer “un todo en partes”, implica poder “separar los componentes de un todo”. En un libro, los componentes, o las partes, son las ideas.

Esto significa, en términos prácticos, que un lector analítico es un lector profundo, que lee pensando, que se detiene en cada párrafo para formularse preguntas: ¿esto es importante? ¿Cuánto vale esta idea?

Al mismo tiempo de leer el tema de estudio, valora cada una de las ideas. Este juicio de valores lo llamaremos “jerarquización de ideas“.

El hecho de valorar cada idea de un tema de estudio, con nuestro criterio, es fundamental para facilitar la comprensión y su incorporación.

Las ideas que considere valiosas, las debemos ir transcribiendo a una hoja.

Debemos ir representando nuestro análisis en un gráfico, y el gráfico resultante lo llamaremos “sinópsis o cuadro sinóptico“.

En conclusión, el pensamiento analítico, el que da soporte a la comprensión, debe reunir tres características.

¿Cómo se arma un cuadro sinóptico?

En primer lugar, un cuadro sinóptico es un diagrama de ideas, que tiene una construcción única.

Se elabora de izquierda a derecha, teniendo en cuenta que, en la medida que las ideas van disminuyendo su valor, se construye hacia la derecha.

la separación de las ideas, es decir, los cambios de valores, se efectúan mediante un símbolo particular que llamamos “llave”. {.

Un cuadro sinóptico se puede organizar hasta con 5 categorías de ideas:

La idea más importante , es decir, el tema a analizar, (casi siempre es el título del tema) lo escribimos a la izquierda del cuadro sinóptico y la llamaremos idea general.

Como regla, sin excepciones, un cuadro sinóptico se construye a partir de una sola idea general.

Los subtítulos o aquellas ideas que sin tener esa categoría, explican de manera directa a la idea general, se denominan ideas principales.

Dentro de cada idea principal, los contenidos esenciales que aclaran o explican, como su nombre mismo lo indica “complementan” a la idea principal, reciben el nombre de ideas complementarias.

Dentro de esta categoría, siguen las ideas de menor valor, aquellas que no influyen en la comprensión profunda, (ejemplo un acontecimiento, un nombre, etc.). Las llamaremos detalles

Y la última categoría de ideas, de contenido anecdótico, fechas o cantidades, va el extremo derecho del cuadro sinóptico y se llaman subdetalles.

Debemos tener en cuenta que un cuadro sinótico no es una figura simétrica, es decir que una idea principal puede albergar tres ideas complentarias y en la siguiente pueden corresponder cuatro o más complementarias. igual que en las otras categorías.

Veamos un ejemplo simple.

“generalidades del cuerpo humano”

Podemos dividir el cuerpo humano en sistemas y aparatos. Entre los sistemas tenemos el sistema nervioso, compuesto por nervios y el sistema óseo, integrado por huesos que se dividen con cortos, largos y planos; el cuerpo humano contiene 208 huesos.

Este texto llevado a un cuadro sinóptico, se analiza así:

Clasificación y valoración de ideas

Comenzaremos a practicar la forma de valorar y ordenar ideas dentro de un cuadro sinóptico. A continuación, aparecerán conceptos relacionados entre sí. Debe “clasificarlos” siguiendo juicios de valor, y así armar un cuadro sinóptico para cada ejercicio.

 

Ejercicio 1

Soldado, oficiales, ejército.

 

Ejercicio 2

res,vegetales, pollo, alimentación, tomate, frijol, animal.

 

Ejercicio 3

Con motor, terrestres, sin motor, marítimos, con motor, aéreos, sin motor, con motor, transportes, barco, bote de remos, bicicleta, avión, automóvil, planeador.

 

Ejercicio 4

Poder Ejecutivo, Secretarios de Estado, Jueces, Poder Legislativo, Cámara de Diputados, Presidente, Poder Judicial, Poderes del Estado, Cámara de senadores, Suprema Corte de Justicia.

 

Arme un  cuadro sinóptico para cada uno de los siguientes textos.

  

Ejercicio 5

El maíz

Pertenece al grupo de los llamados cereales y es, uno de los más cultivados en el mundo. El maíz es una planta autóctona de América.

Cuando los europeos llegaron a este continente encontraron maíz cultivado en el norte, centro y sur de América. Era el alimento principal del hombre americano. Tan importante había llegado a ser que tenía carácter sagrado. Muchos norteamericanos, aztecas, incas y mayas levantaban altares en su honor.

El hombre blanco conoció el maíz como especie cultivada no lo ha conocido en estado silvestre. Los indígenas ya habían modificado el especie para su mejor aprovechamiento. Es una planta anual: nace, crece, se reproduce, y muere dentro de un año. El tallo es una caña hueca; de él salen hojas alargadas. Tienen dos géneros de flores. En la punta del tallo crecen las flores masculinas. Entre el tallo y las hojas, crecen flores femeninas, agrupadas en una espiga llamada mazorca y cubierta por hojas que forman la chala. Cada flor fecundada se transforma en un grano y así se va desarrollando el choclo.

La producción Argentina de máiz es muy importante. Se cultiva en el norte de Buenos Aires, sur de Santa Fe y de Córdoba. Nuestras enormes cosechas nos permiten exportarlo. Se utilizan en industrias alimenticias y como alimento de animales.

 

Ejercicio 6

Fricción o rozamiento

Fricción es la fuerza que se opone al deslizamiento de un cuerpo sobre otro.

La fricción o rozamiento produce la degradación de la energía mecánica en calorífica.

La fricción en los cuerpos sólidos puede ser por deslizamiento y por rodadura.

La fricción por deslizamiento se produce cuando un cuerpo se desliza sobre otro. Si sus superficies están bien alisadas, o existe entre ellas una capa de aceite que llene sus rugosidades o irregulares, la fricción disminuye.

La fricción por rodadura se produce entre cuerpos redondos o esféricos que hacen contacto con una superficie plana; es menor que la de deslizamiento. El descubrimiento de la rueda por el hombre fue fundamental para disminuir la fricción; la mayoría de los transportes terrestres antigüos y modernos emplean la rueda.

Desventajas de la fricción: Como ya se explicó, la fricción produce calor que no es parovechable, ocasiona desgaste y desperfectos en las piezas de las máquinas, y constituye un obstáculo para el movimiento, ya que disminuye el rendimiento en el trabajo.

Para contrarrestar la fricción se alisan las superficies de contacto de los cuerpos y se emplean cojines de bolas y aceites lubricantes.

la fricción de una cápsula espacial con la atmósfera, cuando retorna a la Tierra podría incendiarla si no estuviera protegida y aislada con una coraza refractaria.

Las máquinas gastan más energía en su funcionamiento para vencer la fricción.

Las fricciones o rozamientos gastan las suelas de los zapatos, la ropa, los pisos, las llantas, etc.

Ventajas de la fricción: La existencia de la fricción impide que se efectúen muchos fenómenos que nos serías perjudiciales; en cambio, la aprovechamos para nuestro beneficio.

Si la fricción, al caminar estaríamos expuestos a resbalarnos; lápices, plumas y gises no nos servirían para escribir; un automóvil no tendría medios para frenar, al igual que una bicicleta, al ser nula la fricción de sus “gomas”. También el automóvil patinaría a cada momento. La música de un violín no podría producirse sin el rozamiento de una arco en sus cuerdas; los objetos no se podrían poner en un lugar fijo, una gota de lluvia alcanzaría la velocidad de una bala sin fricción del aires. Los meteoritos que bombardean a cada momento nuestro planeta no nos causan estragos porque la fricción del aire los desintegra y, por último, la fricción de los agentes meteorológicos produjo el desgaste de las rocas desde hace millones de años para formar el sueño donde vive la vegetación.

Así que es preferible la existencia de la fricción y que la técnica la controle.

 

(Extractado del libro: ABC de Física, primer curso, Álvaro Rincón Arce, Alonso Rocha León, Editorial Herrera S.A. de C.V., 1975)