Curso de Método de Estudio

Unidad 1 – Método de Estudio

La importancia de los métodos

Para Nietzche “los métodos constituyen la mayor riqueza del hombre”. Pero, cuando de estudiar se trata, no existe una materia específica para que aprendas a aprender. Por lo tanto, en una edad en la cual no estabas preparado para hacerlo, debiste hacerlo por tu cuenta. Aprender es una necesidad vital ya que te acompañará siempre, y deberás ejercitarla hasta el último día de tu vida.

A un soldado se le enseña a manejar sus armas, a un estudiante hay que enseñarle a usar su principal herramienta que es su propio cerebro. Aprender no implica sólo el área intelectual. También intervienen las emociones, la creatividad, la estrategia y la acción.


Ejercicio 1

Detén la lectura y describe con todo detalle cuál es el método que utilizas para estudiar.

 

El plan de carrera

Como dijo Nietzche, “el que tiene un por qué puede superar cualquier cómo”. Por eso es importante saber quién quieres ser, lo que eres hoy, o lo que crees ser, para que esa autoimagen no te impida lograr lo que puedes y lo que quieres llegar a ser.

 

Ejercicio 2

Si ya sabes lo que quieres sigue leyendo, en caso contrario piensa si tenes clara tu vocación y consúltenos sobre el programa de Orientación Vocacional.

Si sabes lo que quieres debes saber que para alcanzar una meta importante se necesita un plan. Este criterio se contradice muchas veces en la práctica.

Así como nadie admitiría que un edificio se construya a ojo, en su vida personal tampoco debería dejar todo librado al azar. Planificar no es un don que lleves en la sangre, es un don que debes aprender.

Por ejemplo, ¿sabes cuál es tu nivel de velocidad y comprensión en la lectura, medido en palabras leídas por minutos? Sin ese dato no podrás planear en tiempo y forma la lectura de un libro. Es posible entonces que a pocos días del examen decidas no presentarte.

Conocer tu velocidad y mejorarla con el curso de lectura veloz te permite determinar el tiempo que te llevará leer un libro. La fórmula es sencilla: La cantidad total de palabras de un texto se estima multiplicando la cantidad de renglones de una página, por el promedio de palabras de varios renglones, por la cantidad de páginas que tiene el libro.

 

Cantidad de palabras del libro= Renglones por páginas X Promedio de palabras por renglón X número de páginas

 

Ejercicio 3

Realiza el experimento con un texto cualquiera, y calcula el tiempo estimado que te llevará leerlo.

Para saber cuántas palabras lees y comprendes por minuto toma como referencia el siguiente test.

Clic aquí para ingresar al test

El siguiente paso es llevar a cabo las instrucciones mencionadas anteriormente.

 

Ejemplo

El libro “Manuel” de Julio Cortázar tiene un total de 236 hojas. Tomas la primera hoja escrita que tiene un promedio de 14 palabras por renglón y un total de 46 renglones. Si multiplicas 14 por 46 te dará 644 palabras promedio por cada página del libro.

El total de palabras a leer del mismo surge de multiplicar 644 por 236 y el resultado es 151.984.

Si has realizado el test sugerido ya sabes cuál es tu nivel de palabras comprendidas por minutos.

Por ejemplo, si el resultado es de 150 palabras el cálculo que deberás realizar será:

 

151.984 palabras las leerás en (151.984 x 1) / 150 = 1.013 minutos

 

Este resultado que indica lo que tardarás en terminar el libro. Es decir aproximadamente 17 horas si consideras que cada hora tiene 60 minutos. Por lo tanto deberás programar cuántas horas por día deberás leer para terminar el libro algunos días antes del examen.

 

Anticipar el futuro

Vivimos en un mundo cambiante y globalizado en el que debes adelantarte a los acontecimientos que vendrán. La mejor forma de predecir tu futuro es inventarlo, crear una visión y hacer foco en ella.

Un plan exitoso debe definir primero lo que quieres, fijar con precisión la meta y redactarla.

Un plan tiene un cómo y un cuándo, el objetivo debe alcanzarse en tiempo y forma.

En 1726 en su viaje a Filadelfia, un joven marinero de 20 años escribía su plan de vida.

Insatisfecho consigo mismo, listó las virtudes que quería convertir en sus hábitos. El genial planificador fue Benjamín Franklin. Perfeccionamos sus inventos -como el pararrayo pero no pudimos superarlo en su materia clave: ¿Cómo formular un plan de vida?

 

La disciplina

Es la capacidad de efectuar una acción ordenada, correcta y perseverante para alcanzar un objetivo valioso. Sus bases pedagógicas deben ser firmes y sustentables en las 4 “A” del aprendizaje: Aprender a ser, Aprender a aprender, Aprender a hacer y Aprender a convivir.

Sobre “Aprender a ser”, Nietzsche dijo: “quien tiene un porque vivir, encontrará casi siempre un cómo”. El sentido está en el interior de ti mismo. Debes aprender a buscarlo contestando estas preguntas: ¿qué cosas me entusiasman?, ¿qué es lo que despierta mi pasión?, ¿qué es lo que me gustaría dejar como legado en este mundo?

Respecto a “Aprender a hacer”, el enciclopedismo es un mal que hace que no sepas aplicar tu saber. Bill Gates, aburrido de la universidad, la abandonó para crear la empresa que lo haría famoso y millonario.

“Saber hacer” es administrar el intelecto para pasar del aula a la vida mientras respondes las preguntas esenciales: ¿Deseo aprender a ser, a aprender, a hacer y a convivir? ¿O simplemente me conformo con aprobar exámenes y obtener un título?

Era un duraznero pequeño que producía muchos frutos. Duraznos hermosos, dorados, dulces y jugosos. Como con la mayoría de las cosechas, los duraznos no aparecían de repente; crecían gradualmente. Había que podar y rociar el árbol, recoger y comer los frutos. Cada primavera daba una nueva cosecha. Sin embargo esta vez algo diferente sucedió. Las hojas salieron normalmente; los capullos brotaron; incluso aparecieron algunos brotes. Pero entonces todo cambió. Las hojas que siempre habían sido tan verdes y frondosas comenzaron a volverse amarillas y marchitas. Un especialista dijo que parecía el insecto perforador del durazno. Examinó el suelo. Unas cuantas pulgadas debajo, donde el tronco terminaba y comenzaba la raíz, estaban los insectos. Fue demasiado tarde. Herido desde su raíz, el árbol murió. Y con él, sus frutos. Sólo quedó madera muerta.

 

Inteligencia país

En un país, con un campo de juego embarrado, las instituciones tiemblan.

Cuando estudias no embarres la cancha y elabora una estrategia:

 

Ejercicio 4

¿Dónde estabas hace un año y dónde estás ahora?

Activa la experiencia: ¿dónde quieres estar en un año?, ¿qué te impide obtener los resultados?

Indaga sin culpar: ¿cuál son tus prejuicios?

Concíbete a ti mismo como parte del proceso.

Pero antes, para adquirir valor, debes examinar y tener claros tus valores.

Son los que te van a permitir acceder y modificar a la centrar eléctrica del pensamiento, que es tu cerebro.

 

Ejercicio 5

Cómo analizar un texto.

Veamos un ejemplo. Lee el texto que sigue y observa el diagrama que lo analiza y sintetiza:

 

Condiciones necesarias para la vida

Los ambientes pueden ser muy diversos y variables: como ejemplo podemos mencionar las sábanas del llano, las selvas y los páramos. En ellos existen las condiciones que permiten la vida, pues hay luz solar, temperatura, aire, agua y alimentos, lo que hace a los seres vivos adaptarse al medio y vivir.

Los seres vivos, para poder subsistir, necesitan que el medio les ofrezca ciertas condiciones indispensables, tales como:

Energía solar: es irradiada en forma de luz y mediante ella los vegetales verdes pueden transformar sustancias inorgánicas en orgánicas.

Temperatura adecuada: pues ni el estado de congelación  absoluta ni muy altas temperaturas existen las manifestaciones de vida.

El agua: indispensable para disolver las sustancias y hacerlas transportables dentro del ser vivo y hacerlas difusibles.

Alimentos: de cualquier origen que puedan ser aprovechados; sin ellos es imposible la energía para la sustancia celular desgastada. Los alimentos pueden ser elaborados por la clorofila de las plantas verdes que, en tal caso, actúan como un verdadero laboratorio de transformación bajo la influencia de la luz, logrando mantener la vida.

   

Diagrama resultante

 

El que falla al planear planea fracasar

Para evitarlo deber disponer de un método de estudio que te facilite:

  1. Saber cómo y por dónde comenzar, de qué manera abordar el tema. Tener método equivale a sistematizar tu actividad, ordenarla, establecer y observar la jerarquía de los conceptos y adquirir un orden progresivo en la adquisición del conocimiento.
  2. Llegar ala comprensión del tema: asimilar los conocimientos, internalizarlos, pasarlos por el tamiz de la crítica y articularlos con tu experiencia. Incorporarlos a tu acervo cultural de manera orgánica y no simplemente adosarlo como un conjunto de datos a memorizar. Sumergirte en el tema, llegar a sus raíces, descubrir su lugar en el sistema global del conocimiento y su interdependencia con respecto a otros temas.
  3. Asegurar el funcionamiento del proceso analítico-sintético: desgajar la información en sus constituyentes por un lado, y reconstruirla por el otro en una estructura mayor de la cual forma parte. Distinguir la esencia de la forma, lo principal de lo secundario, lo orgánico de lo accesorio, lo fundamental de la meramente aclarativo. Lograr el máximo de abstracción reduciendo cada concepto, por complejo que sea, a su expresión mínima: la palabra clave.
  4. Realizar una lectura crítica: el acto inteligente equilibra las acomodaciones y las asimilaciones que realizas. En tu relación con el medio ambiente, tomas cosas del él que modificas de acuerdo a tus necesidades y, a la vez, te acomodas al medio según tus posibilidades. En la medida en que el interjuego equilibres o complementes ambas actitudes estarás actuando con inteligencia.

¿Qué es entonces estudiar inteligentemente? Se trata de tomar elementos del material y modificarnos en función del mismo, asó como modificarlo. Ello significa, cuestionar las ideas, descubrir contradicciones, comprender postulados en función de lo específico del texto, analizar los objetivos implícitos de la obra. Es decir, leer pensando.

Decía Borges que somos lo que somos por lo que que leemos. sin leer permanecemos estáticos.

Newton dino que no era un genio: “Estoy parado sobre las espaldas de gigantes”. el aprendizaje por la experiencia es muy duro, es mejor aprender de los textos que dejaron los mejores hombres. Y aprender a leer es la clave, pues leer cualquiera sabe.

 

Ejercicio 6

Antes de pasar a la segunda lección repasa los conceptos de esta clase y envíanos un mapa conceptual o un diagrama de un tema que sea de tu interés. Aprender es modificar la memoria incorporando lo nuevo que aprendiste.