Curso de Método de Estudio

Introducción – Conceptos Generales

A lo largo de muchos años, hemos recibido las inquietudes de estudiantes, maestros y padres de familia, sobre la necesidad de incorporar a nuestros cursos autodidácticos, un tema poco tratado, casi ignorado, por la enseñanza tradicional: el tema de método y hábitos de estudio.

Desde los primeros días de clases, en la escuela primaria, y durante toda la etapa de estudios secundarios, preparatoria y demás, el alumno vive encerrado en una disyuntiva constante: mientras el sistema, los maestros y los padres le enviamos a nuestros hijos, el mensaje que deben estudiar, nadie se ha preocupado en demasía, por el cómo hacerlo.

Así como sería insólito enviar un soldado a una batalla sin enseñarle cómo utilizar su arma, igual de paradójico resulta con nuestros estudiantes cuando un maestro les exige estudiar un tema sin enseñarles como hacerlo.

Muchas de las dificultades en nuestros estudiantes no se relacionan con una cuestión de capacidad, mucho o poca, sino con la carencia de métodos de estudios. El sentarse con un libro, el tener que entender y retener un tema determinado, sin ninguna técnica que soporte esta actividad, convierte al estudio en una actividad monótona, aburrida, poco creativa. Con el paso del tiempo, el alumno se habitúa a estudiar lo menos posible, el día antes de un examen, o en la semana de los exámenes. En realidad, no busca incorporar un tema, comprenderlo y aprenderlo, sino únicamente pasar la prueba del día siguiente.

Todas las estas reflexiones, compartidas por muchos, nos han llevado a integrar este curso que persigue convertirse en una herramienta para el estudiante.

Los cursos interactivos, como el presente, tienen su mayor fundamento en la vocación autodidáctica del alumno. Es decir, en este curso en particular, es fundamental seguir las sugerencias del curso, poner en práctica los consejos y sugerencias con una actitud abierta, así como realizar los ejercicios con la convicción de alcanzar un éxito contundente.